domingo, septiembre 27, 2009

He descubierto un joyero

Será cosa de la edad. Últimamente me fascina escuchar a algunos que con la ayuda de poco más de una guitarra me confirman que no me confundí al elegir mi vicio. ¿O me eligió el a mi?. Qué más da. Lo importante es que, retirados los envoltorios de estudiados arreglos, de guitarras eléctricas con el matiz exacto o de sofisticados gadgets electrónicos, la emoción permanece.

Los melómanos me parece que tendemos a mimetizarnos con lo que escuchamos. Por eso me siento tan bien tras escuchar Belle & Sebastian, sintiendo de nuevo ese punto de inocencia que es más que otra cosa recuerdo. Y por eso tan mal cuando escucho a otros, asomándome hipnotizado a su abismo.

Escuchando una buena canción en directo, desnudada hasta dejar poco más que la voz y un sencillo acompañamiento, me siento yo también simplificar. Me retiro envoltorios. Intuyo mi esencia.

Y todo este rollo es producto de haber descubierto una página llena de joyas: La blogotheque-les concerts a emporter. Bastantes grupos interesantes improvisan conciertos en la calle. Sirva de muestra este video de Margot & the nuclear so and so's.






Si os ha gustado no os perdáis los de Yo la tengo.

Y hay muchos otros. Curiosa por ejemplo la canción de Arcade Fire en un montacargas. Lo que hoy traigo da para una tarde entera de entretenimiento. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.


domingo, junio 28, 2009

Y ya casi 40

El otro día, mecido por el traqueteo del tren, con el punto de lucidez que aporta un vaso de vino y el despego de la realidad producto de los Slowdive que estoy redescubriendo, pensé por primera vez en mi próximo cumpleaños. Son ya cuarenta. Sí, es sólo una cifra, me recordó pronto mi lado racional. Pero no pude evitar darle un par de vueltas.

No me veo, al menos todavía, con esa especia de urgencia por vivir que llaman crisis de los cuarenta. Más bien al contrario, voy con los años consiguiendo una razonable serenidad que hace más llevadero ese punto de confusión que me acompaña permanentemente. I guess I just don't know decía Heroin de la Velvet. Pues eso.

No quiero que nada aquí suene a lamento. Los años dejan huella, pero para bien. He aprendido a elegir, eso sobretodo. La edad de perder el tiempo ya pasó. Encuentro con frecuencia el placer en lo pequeño, la intensidad en lo sutil, la emoción en lo común. Noto que voy atesorando una cierta sabiduría de lo cotidiano.

En fin. Brindo por la suerte de estar de estar aquí y poder contarlo, por quienes me acompañan en el viaje y por vosotros vecinos.

Para aderezar la entrada traigo un vídeo casero de un chaval haciendo una versión preciosa de la memorable "This place is a prison" de The Postal Service. Apasionada e imperfecta, suena real, viva.




Y por si alguien no tiene el original a mano, ahí lo tenéis.




Una cosa más. En esta canción bonita canción de The Walkabouts me he tropezado con unos versos que me parecen un buen cierre de entrada.

and if you bury me, add
three feet to it
one for your sorrow, two
for your sweat
three for the strange
things we never forget

and long after we're gone
the light will stay on




Saludos

lunes, junio 08, 2009

Revival

Siempre miré con reparos los sucesivos revival musicales. Antes que ir a los imitadores, vamos a los originales me decía. El problema del razonamiento es que se pusieron de moda los 80 y empecé a dudar. Dudas que han ido aumentando a medida que las sucesivas modas han avanzado año a año, acercándose ahora a los 90. Escuchando a grupos como 'The Pains of Being Pure at Heart' ,que suenan tan bien como aquellos My Bloody Valentine de mis entretelas, definitivamente me rindo.


viernes, mayo 15, 2009

dakota suite

Escuchando a Magnolia Electric Co. en el blog de Enrique Ortiz he recordado a Dakota Suite.

Os propongo una canción que transmite fragilidad y emoción sin medida. Tremendamente triste. Siendo tan bella, ¿qué más da?

jueves, abril 30, 2009

Un silencio especial

El otro día oí, y me pareció acertado, que los que somos padres damos con frecuencia la sensación de estar descontentos de serlo. Y es que es más fácil, argumentaba, poner palabras a los inconvenientes que crean los hijos que a todo lo bueno que te dan. Me acuerdo de esto porque estoy seguro que me va a costar hilvanar las palabras adecuadas para lo que quiero contar hoy.

Uno de mis hijos está aprendiendo a leer. Es bonito ver como se pelea con la fonética y sus trampas. Esas consonantes que cambian de sonido dependiendo de con qué vocal van de la mano. Por no hablar de las letras que no suenan (¿para qué sirven? te preguntan con su aplastante lógica infantil), o las que a veces suenan y otras no. Tiene algo de gimnástico las continuas lecturas en voz alta, aprendiendo cada semana una letra nueva. cada una con sus rarezas y su personalidad.

Pero si fuera sólo esa experiencia, con todo lo deliciosa que es, probablemente no hubiera dejado nada aquí escrito. Viví la culminación del proceso, algo que me fascinó. Más que un paso natural en el aprendizaje me pareció una metamorfosis, un momento deslumbrante que me emocionó y me hizo pensar.

Mi hijo, tras meses de lecturas en voz alta acompañadas de miradas de reojo buscando mi aprobación, tenía una soltura cada vez mayor. Y llegó el día. Todo parecía normal, pero de repente empezó a bajar la voz poco a poco hasta que se hizo el silencio. Todavía movía los labios, pero eso también dejó de hacerlo al poco rato. Solo sus ojos se movían recorriendo las páginas. Desconcertado, todavía estuve un rato mirándolo. Sigilosamente me marché y mi hijo no pareció darse cuenta, de tan absorto que estaba en la lectura.

Y después pensé bastante. Pensé en la magia de la lectura, cuando ni siquiera el sonido se interpone entre el que cuenta y el que escucha. Y también que lo que nos distingue como humanos son algunas pequeñas grandes cosas como la que acababa de presenciar. Hasta imaginé un mundo en que aquí y allá había niños que callaban por primera vez ante un libro. Y me sentí lleno de esperanza.

Hablando de niños, me acuerdo de un vídeo simpático de un grupo que acaba de pasar por España, The Veils.



Saludos a todos.

viernes, febrero 27, 2009

Banda sonora para un sueño

Hoy traigo 23 minutos y 18 segundos de música, que requieren de una disposición especial. Hoy traigo una maravillosa banda sonora para un sueño. Bajad la luz y dejad que el sonido lo domine todo.

Un anciano evoca su juventud en Coney Island. Ya nadie duerme en la playa, se lamenta. A partir de ahí, dejaos llevar. Yo lo hago y veo noches estrelladas. Caricias furtivas. Enjambres de interrogantes, que apenas consiguen atenuar la cegadora luz del sol. Luz que recuerda botellas apuradas hasta la última gota. Plegarias rutinarias ante extraños paisajes. La noche desde el tren que nos cantó Migala. Y la vitalidad que aflora, abriéndose paso entre oxidados recuerdos.

Termina la canción,es demasiado corta. Quiero seguir soñando.





Godspeed You! Black Emperor - Sleep


"anyways, lets see, what else... i..i..i uh...
It was coney island, they call coney island the playground of the world. There was no place like it. In the whole world, like coney island when i was a youngerster. No place in the world like it, it was so fabulous! Now it shrunk down to almost nothing. You see, uh...and i stlll remember, in my mind how things use to be, and uh, you i know, i feel very bad, but people from all over the world came here, from all over the wor-- it was a playground, they called it the playground of the world, over here. Anyways, uh I, uh, you know, I even I got , when I, when I was very small I even got lost in coney island, but they found me, on the, on, on the beach. We use to sleep on the beach here, sleep over night! Theyd don't do it anymore. Things changed. See. They don't sleep anymore on the beach. " Murray Ostril

jueves, febrero 19, 2009

Persistencia sombría


De cada uno de estos días negros como viejos hierros,
y abiertos por el sol como grandes bueyes rojos,
y apenas sostenidos por el aire y por los sueños,
y desaparecidos irremediablemente y de pronto,
nada ha substituido mis perturbados orígenes,
y las desiguales medidas que circulan en mi corazón
allí se fraguan de día y de noche, solitariamente,
y abarcan desordenadas y tristes cantidades.

Así, pues, como un vigía tornado insensible y ciego,
incrédulo y condenado a un doloroso acecho,
frente a la pared en que cada día del tiempo se une,
mis rostros diferentes se arriman y encadenan
como grandes flores pálidas y pesadas
tenazmente substituidas y difuntas.

Sistema Sombrío - Pablo Neruda




A ver cómo explico esto. Tengo cierta querencia hacia lo sombrío, una moderada atracción hacia lo crepuscular. No pretendo buscarle un origen. Son, como dice Neruda, mis perturbados orígenes, las desiguales medidas que circulan en mi corazón. Con lo años, y las primeras canas, ese vicio persiste porque no he tratado de combatirlo. He hecho algo mejor: he conseguido domesticarlo.






Blessed Persistence - Sixteen Horsepower

lunes, febrero 09, 2009

Los errores y el postnosequé

Disfruté el otro día en el concierto de Mogwai. Fue lo previsible y eso hablando de estos escoceses es decir mucho. Fueron alternativamente delicados y rudos, a veces ambas cosas simultáneamente. Atronadores y susurrantes, un poco fríos, era tanto lo que tenía su sonido que tenía ganas de cerrar los ojos. No necesitaba más, entre las notas había también colores y texturas, olores a humedad y a rabia. Me llevaron a su particular universo y volví igual de confuso, quizá un poco más, pero contento de haber vivido más una experiencia que un concierto.

Mayor sorpresa fueron Errors, los teloneros. No los conocía de nada. Unos chavales haciendo musica istrumental a medio camino entre el postrock y un tecno con sabor ochentero, por decir algo. Cacharrería electrónica de hace décadas, bajo, guitarra y una increíble caja de ritmos humana. Sonaron convincentes, frescos, festivos pero no banales. Me encantaron. Espero que os gusten.



>

myspace

miércoles, enero 14, 2009

Desempolvando recuerdos

Días atrás me puse a pintar la casa. Tenía que entreterme con algo, así que agarre mi radiocasette de mi época de estudiante y la caja de cintas, y desempolve tantas melodías como recuerdos. La canción que pongo a continuación de Pale Saints fue mi reencuentro más grato. Melodía con una emoción reforzada por unas guitarras ruidosas. Melodía y ruido. Alguna vez tengo que buscar una explicación a esta combinación que me fascina.

Pale Saints. Los tenía injustamente olvidados. Espero que os gusten.



(El audio se corta al final, pero de todos modos creo que merece la pena)

sábado, diciembre 20, 2008

Feliz Navidad

Hoy traigo una canción perfecta para mandaros cibernéticos besos y abrazos. Os deseo lo mejor.


viernes, diciembre 19, 2008

Magia

Ayer mismo pensaba en dejarlo y hoy quiero escribir. Mañana no sé que pasará. Yo no me entiendo, así que no pretendo que vosotros lo hagáis. Por favor disculpad mis altibajos. Curioseando por el bendito YouTube, me he encontrado algo que siento la necesidad de contar.

En mi melomanía tiendo a explorar, a buscar sonidos distintos, con frecuencia complejos. Esta vez, sin embargo, un hombre simplemente coge una guitarra y la magia de la música me deslumbra como pocas. Emoción. Belleza casi insoportable. Lo escucho una y otra vez y me siento desnudo de artificios, descubriendo al niño que fui o quizá al anciano que si hay suerte seré. Alegrándome de vivir.

Y necesito compartirlo. Eso es todo.


jueves, diciembre 18, 2008

Algo de música y quizá un epitafio

Ya me tocaba dar señales de vida por aquí. Llevo tiempo sin saber qué hacer. Tras el verano sentía la necesidad de dejar de colocar aquí mis desvaríos. No sé si me faltan más las ideas o la constancia para crear entradas dignas de ser leídas. Sentía con frecuencia que no estaba a la altura. Sin embargo no estaba seguro de querer cerrar el chiringuito, así que he ido retrasando el momento. A estas alturas todavía no sé que hacer.

Vecinos, seguiré dando alguna que otra vuelta por vuestras casas. Agradezco vuestra atención. Tener un vecindario ha sido lo mejor que me ha pasado en esto de los blogs.

Me doy un tiempo para pensar si De La Lluvia 2.0 continúa o pasa a ser una buena experiencia. Me despido con música ¿de qué otra manera podía ser?


domingo, julio 06, 2008

Desde la barrera

Hay algo que hace tiempo me inquieta en algunos de mis gustos musicales y literarios. Hay músicos y escritores que se adentran en peligrosas selvas, hacen equilibrios sobre profundos abismos, navegan en procelosas aguas. Un viaje de autodestrucción que son capaces de transmitir. Bastantes no regresan del viaje.

Junto a los altavoces, o con el libro en las manos, siento el vértigo al mirar a través de sus ojos el más profundo de los abismos, la confusión cuando sobre una frágil embarcación oigo acercase la tormenta perfecta, la angustia cuando la noche llega entre la más intrincada maleza, llenándose el aire de sonidos enigmáticos. Me emociono, sí. Pero lo hago cómodamente sentado en mi sofá. Hay algo de cínico en mi actitud, como la de un príncipe de una exótica región que mandara a sus súbditos a peligrosas misiones, con el objeto de disfrutar leyendo sus crónicas. Adquiero sensaciones sobre experiencias que no estoy dispuesto a vivir.

Lo sé, ellos han elegido ese camino y han querido contarlo. Aun así no me quedo tranquilo.





"Hurt"

I hurt myself today
To see if I still feel
I focus on the pain
The only thing that's real
The needle tears a hole
The old familiar sting
Try to kill it all away
But I remember everything

What have I become?
My sweetest friend
Everyone I know
Goes away in the end
You could have it all
My empire of dirt
I will let you down
I will make you hurt

I wear this crown of shit
Upon my liar's chair
Full of broken thoughts
I cannot repair
Beneath the stains of time
The feelings disappear
You are someone else
I am still right here

What have I become?
My sweetest friend
Everyone I know
Goes away in the end

You could have it all
My empire of dirt
I will let you down
I will make you hurt
If I could start again
A million miles away
I would keep myself
I would find a way



---------------------------------------------------------------------
Me ha quedado la entrada más bien funeral, especialmente para un día 6 en Pamplona. De todos modos este es un tema que me inquieta de verdad y la versión que hace Jonnhy Cash de esta canción de Nine Inch Nails tiene tanto de triste como de bella. Para compensar ahora toca música de las peñas, que no es ni una cosa ni otra.

viernes, junio 20, 2008

El blog de Enrique Ortiz en Tiempos de Desastre

Me he remangado, voy a unir y terminar dos entradas que llevaba tiempo gestando

Me inicié en esto de los blogs por pura experimentación. Enredé con el Blogger y de repente vi que había creado uno. Ya puestos hice una entrada. Me fui de excursión a otros blogs y fui añadiendo enlaces al mío. Paso el tiempo y me fui dando cuenta que lo interesante de esta historia es que había algunos blogs en los que me sentía a gusto y visitaba con frecuencia. Vencía mis reparos y dejaba algunos comentarios a veces. Ellos dejaban también algún comentario en el mío. Reorganicé mis enlaces y deje unos pocos, mi vecindario, al que me propuse dedicar el poco tiempo que puedo emplear a esta afición.

Visito de vez en cuando bitácoras fuera del vecindario, pero ninguno me había enganchado. Hasta que un día, no tengo ni idea cómo, aterricé en El Blog de Enrique Ortiz. Supe desde el primer momento que ese sí iba a hacerlo.

No sé por donde empezar con lo que nos regala Enrique Ortiz en su blog. Porque escribe de miedo y lo hace con una naturalidad sorprendente. Con la música, mi debilidad, casi siempre me toca la fibra. Pero hay muchas cosas más, algo de cine, literatura, poemas, fotografía, anuncios... Y todo transmitiendo un sincero buen rollo que me deja asombrado. Asombrado y feliz de haberlo descubierto. Gracias Enrique.

Decía que iba a enlazar dos entradas en construcción. Quería hacer hace tiempo una entrada sobre una de mis canciones preferidas. Enrique cita hoy a Migala así que se la dedico.

Mi gramola iTunes no miente. Tiempos de Desastre de Migala es la canción que más veces he escuchado desde que me la instalé. Me gusta mucho lo que hacía ese grupo, pero lo de esta canción es especial. Me parece perfecta. La voz, ¡esas guitarras!. Es triste, intensa, llena de matices. Evoluciona indecisa, desde la suave melancolía inicial hasta hacerme siempre gritar con ella "the shout of a life". Mi vida también a veces grita, ¿será esa la causa de mi fascinación por esta canción?.

Quizá sean tiempos de desastre, pero con la compañía de música así sobreviviré.



Migala: Tiempos de desastre.

Todas las chicas de estos tiempos de desastre quieren una fiesta que no soy capaz de dar, así que aprendo cada noche nuevos bailes y aplausos y el compás de espera es el espectáculo. Cuando sería tan fácil darme un remedio por la noche. Algo de fuerza, de calor, junto a la pista de baile. Tan sólo el más suave 3 por 4 y tu moviendo la cabeza. Sin miedo, sin mantas, sin pastillas, ¡un himno! Todas las chicas de estos tiempos de desastre quieren una fiesta que no soy capaz de dar, así que aprendo cada noche nuevos bailes y aplausos y el compás de espera es el espectáculo. Después llega la mañana algunas veces realmente tranquila pero siempre llena de ecos de ti. El periódico hablando a gritos y la cuenta atrás del despertarse de los padres. El grito de una vida, el grito de una vida, el grito de una vida...

lunes, junio 09, 2008

Cruzando el charco

Estuve la semana pasada por razones de trabajo en un estado sureño de EEUU. Había estado antes en ese país, pero nunca en un lugar tan rotundamente yanqui. La sensación esos días fue de ducha escocesa: de la incomprensión al asombro, luego el rechazo y más tarde la admiración. Y vuelta a empezar, en ese orden o en cualquier otro. Eso sí, cuando por la noche, con una cerveza en la mano, veía música en directo en aquel pequeño bar me reconciliaba con el país. Los contrastes, los vaivenes emocionales del día seguían estando presentes y sin embargo ya no importaban. Amaba ese país en el que rock, blues o funky brotaban con naturalidad y talento en cada pequeño bar. Lástima que la autenticidad sea una palabra tan gastada, pervertida hasta hacerla inútil, porque era aquí cuando podía utilizarse con justicia para hablar de la música que oí.

Para este viaje, como siempre, cargué mi reproductor con diferente música, entre la que elegí varios discos de Neil Young. Aunque nacido muchos kilómetros al norte, tenía la sensación de que iba a funcionar como estupenda banda sonora para este viaje. Y así fue. Especialmente la preciosa Cortez The Killer sonó repetidamente. Supongo que conocéis esa canción, con un largo punteo de la guitarra de NY desgranando lentas notas de una expresividad desbordante. Un sonido sin artificios, con una distorsión contenida que amenaza con romper y derramarse sin llegar a hacerlo.

En vez de la original, os propongo este video con una actuación de un grupo para mi desconocido versioneando Cortez the Killer. La he elegido porque es en un bar que me recuerda a aquel en que disfruté la semana pasada. El cantante flojea, pero el guitarra es una bestia parda, por momentos excesivo, haciendo alardes de virtuosismo donde Neil Young exhibe sensibilidad. A pesar de todo funciona, porque la canción es enorme y saben tocarla. Además, no os voy a engañar, si estuviera en el lugar de Fausto el trato incluiría tocar la guitarra así.Espero que os guste.

miércoles, mayo 21, 2008

La materia no existe

Mi biografía es un sendero jalonado por canciones. Vuelvo la vista atrás y veo muchas. Algunas fueron flor de un día y otras son de la familia. Hoy quiero traeros una muy especial que me recuerda bastantes cosas de hace ¡uf! dieciséis años.

Cuando le deis al 'play' y un alarido diga "La materia no existe, y el centro de mi corazón tampoco", pensaréis que esta vez se me ha ido la mano (o la olla). Hoy toca poesía-rock torturado de la mano de 713avo amor. Esta larga canción, no está entera, cuenta una pesadilla, una alucinación, un mal viaje. Os recomiendo poner atención a la historia y como está interpretada. Desde luego no es una canción de las que te alegran el día, pero al menos yo no necesito estar permanentemente contento. A mi me enganchó, manías que tiene uno.

No os deseo que la disfrutéis porque podría ser excesivo. Eso sí, os aseguro que no habéis escuchado nada parecido.

(El vídeo no vale gran cosa)



Para compensar, prometo un pildorazo pop en la siguiente entrega.

domingo, mayo 11, 2008

Nick Cave


Estuve hace ya unos días en el concierto de Nick Cave con los Bad Seeds y tengo ganas de escribir sobre ellos. El concierto fue impresionante. Eso sí es envejecer con dignidad. ¡Qué energía!. Y los Bad Seeds se mostraron con un virtuosismo asombroso. Dos baterías, bajo, teclados, guitarra, un violín que más que sonar, rugía, y un Nick Cave que no conoce la decadencia.

Pasan los años, y entre los grupos musicales de toda la vida, hay unos que van quedando relegados. No porque no me gusten, me viene a la cabeza por ejemplo The Cure, sino que simplemente los escucho algo menos y me los tomo menos en serio de lo que lo hacía en la adolescencia.

Otros viejos conocidos musicales sin embargo van asentándose y ganando importancia. Es el caso de Nick Cave, que hace una música compleja que se disfruta más y mejor cuando algunas canas empiezan a despuntar. Es curioso que lo que se conoce como rock orientado a adultos (AOR) suele ser música edulcorada que no inquieta y casi ni siquiera acompaña. Sin embargo pasan los años, las horas de escucha, las lecturas, las experiencias, y es entonces cuando estamos preparados para disfrutar de música como la de NC. Música que es al tiempo dulce y visceral, enigmática a veces, inquietante casi siempre.

En la música de NC cabe un universo completo. Baladas sobrias y furia roquera. He elegido dos vídeos donde pueden verse las dos facetas. No sabría con cuál quedarme. As I Sat Sadly By Her Side es preciosa y emocionante. Piano y violines acompañando a un NC cantando como los ángeles. Pero luego podéis pasar a Get Ready for Love para sentir conmoción. Un torbellino de guitarras furiosas y coros gospel que nos exigen que nos preparemos para el amor. Si conocéis alguna canción más intensa que ésta por favor decídmela. Yo las conozco más ruidosas y más trepidantes, pero ahora no se me ocurre ninguna con una intensidad semejante desde el primer segundo.

En fin, que me apasiona la música que hace este hombre. Espero que la disfrutéis.



domingo, abril 20, 2008

Lista de los 80

A través de mi vecino Mr_pleasant, una fuente de información musical impagable, he descubierto una lista de dicos de los 80 hecha por probertoj que es una joya. Las listas de discos, que hay quien desprecia, me parece que son una fuente buena información cuando el que las hace tiene conocimiento y buen criterio. Al empezar a leer esta, cuando vi que empezaba por Guns&Roses me temía lo peor, pero fui avanzando y mi asombro aumentaba. Sobre discos que ya conocía los comentarios son más que certeros. Cubre además una amplia variedad de estilos y en todos da en el clavo. Cada uno tenemos nuestras rarezas y yo no habría metido alguno de los discos ni en una lista de 500 y otros no hubieran quedado fuera, pero el conjunto me parece genial. Esta lista derrocha conocimiento y criterio, y por eso me he lanzado a escuchar grupos que figuran en ella y no conocía. Os la recomiendo.

Esta vez poner música es obligado. Adivinad de qué década es.



-------------------------------
La semana que empieza voy a disfrutar de un concierto de Nick Cave, para mi uno de los grandes. Espero que sea memorable.

-------------------------------
ACTUALIZACIÓN:

Un anuncio absolutamente genial.


domingo, marzo 16, 2008

Para escuchar con audífonos

Me fascina que la mujer que está a mi lado escuche discos con audífonos, que su rostro refleje sin que ella lo sepa todo lo que está sucediendo en esa pequeña noche interior, en esa intimidad total de la música y sus oídos. Si también yo estoy escuchando, las reacciones que veo en su boca o sus ojos son explicables, pero cuando sólo ella lo hace hay algo de fascinante en esos pasajes, esas transformaciones instantáneas de la explosión, esos leves gestos de las manos que convierten ritmos y sonidos en movimientos gestuales, música en teatro, melodía en escultura animada. Por momentos me olvido de la realidad, y los audifonos en su cabeza me parecen los electrodos de un nuevo Frankenstein llevando la chispa vital a una imagen de cera; animándola poco a poco, haciéndola salir de la inmovilidad con que creemos escuchar la música y que no es tal para un observador exterior. Ese rostro de mujer se vuelve una luna reflejando la luz ajena, luz cambiante que hace pasar por sus valles y sus colinas un incesante juego de matices, de velos, de ligeras sonrisas o de breves lluvias de tristeza. Luna de la música, última consecuencia erótica de un remoto, complejo proceso casi inconcebible.

Fragmento de Para escuchar con audífonos, Cortazar




Me parece una maravilla cómo habla Cortázar de lo que sentimos cuando escuchamos música. Si hay una canción que me envuelve y me emociona, que me hace cerrar los ojos y agitarme, es Let's Pretend de Tindersticks. Me pierdo entre sus tensos violines y la recia voz, y cuando llegan las trompetas me temo que poco hay de sutil en cómo mis gestos acompañan esta delicia. El final de la canción, con su suave descenso, es el momento en que soy consciente de lo lejos que me ha llevado.

(Se recomienda escuchar al máximo volumen)



Let's not make it into a big thing
Let's not get lost in this
I know it is, I know we could
I guess we surely would
Let's pretend it's not
It doesn't mean a thing
Let's not blow it out of all sense
As though it meant so much
It's always thought about for weeks
Not every time your lips meet mine, I think of her
But when her hands reach out, I think of you



jueves, marzo 13, 2008

La libertad indivual y sus limites 2

Curioseando el tráfico de este blog con la herramienta analytics de Google, he descubierto algo entretenido. Una página de la edad de piedra de esta bitácora tiene un tráfico sorprendentemente alto (al menos en términos relativos). El contenido, un poco torpe en algunos pasajes, intenta explicar el principio: "la función del estado es protegernos de los demás, no de nosotros mismos".

¿Por qué ese inusual tráfico?. Porque si en Google pones "libertad individual y sus límites" la página de este humilde sitio aparece ¡en primer lugar!. Que en un tema tan trillado, lo que pueda escribir yo esté en esa posición es una demostración de la cantidad de ruido que hay en la red y lo poco eficientes que son las búsquedas con estas herramientas modernas.

Espera, un blog tiene algo de egocéntrico, ¡pero una entrada en un blog hablando de su propio tráfico ya es demasiado!. Disculpad. Para aligerar os dejo con el clásico Five Years de Bowie, en versión original (directo) y en una versión impecable del cantante de Placebo.